Ejemplo de factura

por | Febrero 11, 2017

Un ejemplo de factura es aquella que recibes después de comprar en algún establecimiento.

Una factura es un recibo que contiene el o los productos y servicios consumidos y el costo de cada uno. Todo comprador debe recibir una factura como justificante de que está pagando lo que consumió.

Una factura normalmente contiene los datos del remitente y del comprador, la fecha de pago, la descripción de los productos, los precios de estos, el aumento por el impuesto y el total a pagar.

 

Existen varios modelos de facturas. A continuación te mostraremos cuáles son y un ejemplo de factura de cada una:

Tipos de factura

Factura ordinaria

Esta es la que se utiliza normalmente en una compraventa de un producto o la prestación de un servicio. Esta factura debe contener los siguientes datos:

 

  • La fecha de facturación.
  • El número del recibo. Cada factura tiene una identificación reflejada en un número.
  • Datos del expedidor. La ubicación del establecimiento y el número de teléfono.
  • La lista de productos o servicios consumidos con sus respectivos costos.
  • El aumento del impuesto.
  • El total que debe pagar el consumidor.

Factura simplificada

Este tipo de factura cumple funciones específicas. Un ejemplo de factura de este tipo es la que entregan por una venta a domicilio. Servicios como el uso de cabinas telefónicas y de tintorería también utilizan la factura simplificada. Debe contener:

  • Número de factura.
  • Fecha de facturación.
  • Datos del expedidor.
  • Datos de los productos o servicios.

Factura rectificativa

La función de este tipo es la de corregir facturas entregadas anteriormente. Un ejemplo de factura rectificativa es la que dan cuando haces una devolución o porque la factura ordinaria tiene un error, como el cobro de un producto que no consumiste.

Factura recapitulativa

Es una documentación de un conjunto de facturas entregadas en un período determinado. La factura recapitulativa tiene validez solo si se invalidan las anteriores.

 

Sin embargo, existen otros tipos de facturas que en realidad son considerados variaciones de la misma.  A continuación te presentamos cuáles son:

 

  • Copia: es el comprobante del pago realizado que se queda el remitente.
  • Duplicado: es una segunda factura por si se pierde la primera. Tiene que identificarse como duplicado para que se diferencie de la original por si esta es encontrada.
  • Factura electrónica: simplemente una factura digital.

 

Estos fueron algunos ejemplos de factura que existen en la actualidad. Ahora podrás identificar qué tipo de factura tienes ante ti y sabrás para qué funciona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *