Ejemplos de objetivos personales

por | Mayo 7, 2017

Los objetivos personales son resultados que una persona pretende conseguir o alcanzar en la vida. Establecer objetivos personales es fundamental para el éxito de una persona ya que nos ayudan a organizar nuestra vida, nos sirven de guía y para priorizar nuestras actividades. Además, el hecho de ir cumpliendo dichos objetivos personales, nos servirá como fuente de motivación y motor personal. Algunos ejemplos de objetivos personales son: perder peso, ser feliz, encontrar el amor, viajar, aprender un idioma, ejercitarse más, leer o escribir más, dejar de fumar…

 

Pasos para conseguir nuestros objetivos

A la hora de conseguir objetivos personales, debemos de seguir una serie de pasos:

  • Establecer objetivos generales como pueden ser: ser millonario, ser empresarios exitosos, formar una familia… A la hora de establecer estos objetivos generales, debemos centrarnos en que sean pocos y focalizarlos. Hay que procurar no exceder de cinco.
  • Marcar unos objetivos específicos como puede ser para una empresa conseguir un beneficio mayor el próximo año. Los objetivos específicos deben ser concretos, medibles, ambiciosos y alcanzables. Esta última características es muy importante puesto que si vemos que los objetivos son imposibles o irrealizables, cesaremos en nuestro empeño en intentar conseguirlos. Al igual que con los objetivos generales, debemos procurar tener un máximo de cinco objetivos personales.
  • Diseñar planes de acción, que incluyan los pasos y acciones que vamos a llevar a cabo para conseguirlos. Por ejemplo: si queremos que nuestra empresa tenga un beneficio mayor este año, podemos aumentar las ventas, invertir en bolsa, etc.
  • Poner todo lo que vayamos a hacer así como nuestros objetivos por escrito, de manera que podamos recordar y obligarnos más a la realización de las acciones que tengamos que hacer para conseguir nuestra meta u objetivo. Tenerlos en la mente solamente no ayuda tanto pues podemos olvidarlos, además de no tener un compromiso tan fuerte. Otro punto a favor de tener esto por escrito es que podemos ir modificando nuestro plan de acción en caso de que no sea del todo correcto o ir marcándonos nuevos objetivos conforme vayamos consiguiendo algunos de los originales.
  • Por último y más importante, actuar. De nada vale todo lo anterior si una vez llegados al punto de ponernos a ello no lo hacemos. Conseguir nuestros objetivos personales no va a ser tarea fácil, pero con los pasos anteriores y una fuerte voluntad, podremos conseguirlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *