Ejemplos de energía térmica

por | Marzo 1, 2017

Los mejores ejemplos de energía térmica los podemos conseguir es toda aquella fuente que produzca cierta cantidad de calor, sin importar si es de forma natural o artificial.

El sol es un perfecto ejemplo de energía térmica natural, la cual también se conoce como energía solar, que consiste el utilizar la energía producida por el calor del sol, mediante paneles solares y colectores de temperatura, que atrapan la misma para utilizarla en un sistema de circuito cerrado.

Utilización de la energía térmica

En la actualidad, la energía térmica ha ganado mucha popularidad dentro del mundo industrial y doméstico, debido a las grandes campañas de preservación ambiental que se han llevado a cabo, fomentando la utilización de ésta, en lugar de la clásica energía eléctrica.

Sin embargo, este tipo de energía, no se limita únicamente a la producida por el sol, pues cualquier fuente de calor es funcional para producir energía.

A nivel doméstico, uno de los usos más comunes que se le da a la energía térmica, es el calentamiento de agua en circuito cerrado, mediante paneles solares.

Estos aumentan la temperatura del agua gracias al calor que el sol produce, para que pueda ser utilizada tanto para las tareas diarias del hogar, como también en la calefacción del suelo, que consiste en la instalación de tubos que transportan agua caliente bajo el suelo, para calentar la superficie del hogar.

En el aspecto industrial y más general, son muchos los ejemplos de energía térmica que podemos encontrar, desde el uso del agua calentada a través del sol, para limpiar maquinarias, hasta la reutilización del gas, carbón natural, e incluso, en ciertos países petroleros, utilizan el calor producido por el petróleo para generar energía.

Energía térmica en la biología

Ahora bien, en el aspecto biológico, también se toma en cuenta el proceso calórico de la alimentación, pues el consumir alimentos, hace que las calorías que ingerimos se conviertan en energía térmica, otorgándole una temperatura idónea a nuestro cuerpo y fuerza para vivir diariamente.

Pasa lo mismo con las plantas, pues hay centenares de especies que necesitan del calor para sobrevivir, y allí es cuando entran los invernaderos alimentados por luz solar, que son capaces de condensar la energía que reciben de sol y enviarlas directamente a las macetas de las plantas, para de manera paulatina, otorgarle la energía que necesitan para sobrevivir y crecer.

Este tipo de energía se ha convertido en una excelente fuente de poder para las grandes compañías, no solamente porque desde el punto de vista económico reduce gastos eléctricos, sino porque además, es reutilizable y virtualmente ilimitada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *